17 de febrero de 2009

“Sólo es cuestión de piel”




A menos de dos horas para que diera comienzo el espectáculo, la explanada del Museo Universitario de Arte Contemporáneo (MUAC) en el Centro Cultural Universitario de la UNAM estaba repleta de público esperando los ritmos venidos de Argentina. Era 15 de febrero, domingo cálido y seco en la Ciudad de México, donde la impaciencia se mezclaba con el sonido de un violín, un bandoneón, un contrabajo y un piano dispuestos a ponerse a prueba ante los desconocidos rostros mexicanos. Quinteto Varietal Argentino es una compañía donde se unen la música, el canto y el baile para hechizar a los asistentes y convertir un día cualquiera en una experiencia sensual y nostálgica. Silencio. Pensamientos tristes que mutan sonoros en un espacio sin paredes ni fronteras. El bandoneón afila sus movimientos y Jorge Expósito, el cantor, se dispone a pensar en voz alta… con el alma agonizante, sin fe, sin nido ni amor, no sé por qué te alejaste de mí, si te adoré con ardiente pasión, con tu querer yo era un hombre feliz, nunca pensé que tu ardiente puñal que me había de abrir esta herida de mi corazón… Aplausos, emoción y pasos que se pierden entre bambalinas.



¿Qué significa para usted presentarse en la UNAM? Jorge Expósito. Una alegría enorme… Los pueblos tanto de Argentina como de México tienen muchas cosas en común en lo que se refiere a sentimientos, a la forma de expresarse. El lenguaje del tango es un lenguaje del hombre corriente pero con una filosofía profunda que creo que todos los latinoamericanos entienden de la misma manera.




Fernando Gracia y Paula Ballesteros salen a escena. Se miran fijamente, caminan de espaldas cada uno hacia un lado, vuelven a mirarse como si sus ojos hablaran. No sé por qué te alejaste de mí si te adoré con creciente pasión. Se acercan y rozan. Abrazan sus cuerpos al ritmo marcado de un contrabajo. Mirada baja. Manos que no alcanzan a tocarse. El escenario es suyo, nuestro, el público sigue atentamente cada una de las aristas de sus torsos balanceándose el uno sobre el otro. Velocidad. Ropas que vuelan por el aire como el deseo y no tientan la piel.





¿Qué significa para ti el tango? Fernando Gracia. El tango para mi es toda mi vida, desde que conocí la danza me llenaba, lo cual es infinito de aprender…es todo, no sé puede expresar con palabras. No solamente bailo tango sino que fusiono cosas que complementan al tango.



¿Cómo se llega a mostrar la química que ustedes mostraron en el escenario?

F. G. Sólo es cuestión de piel.

Paula Ballesteros. Hay gente que puede bailar diez años y no tenerla y hay gente que se puede conocer una noche y tenerla. Como la vida, ¿no?



¿Cómo se acoplan cómo pareja? F. G. Paula ya bailaba antes de que yo aprendiera a bailar tango y en el momento en el que yo me había frustrado en la primera parte de mi carrera, la vi bailando y me inspiró a seguir, un motor de mi experiencia artística, y hoy por hoy estamos bailando juntos y es increíble. Yo disfruto mucho de cómo baila.



Volver con la frente marchita las nieves del tiempo platearon mi sien, sentir que es un soplo la vida, que 20 años no es nada que febril la mirada errante en la sombras te busca y te nombra. Vivir con el alma aferrada a un dulce recuerdo que no ha de volver. Jorge Expósito no dudó en cantar con piano y voz, el melancólico tango que escribió Carlos Gardel, Volver. Letras reflexivas y compuestas en base a un argot local llamado lunfardo, que versan sobre la fugacidad del tiempo y la tristeza en cuestiones de amor. Quinteto Varietal Argentino está dirigida por Rodolfo Roballos (bandoneón) y compuesta por Mercedes Martínez (violín), Fernando Sánchez (guitarra), Ramiro Roballos (piano) y Manuel Villar Lifac (contrabajo), además del cantor, Jorge Expósito y los bailarines, Fernando Gracia y Paula Ballesteros, ganadores respectivamente del Mundial de Baile de Tango de Escenario 2007 y del tercer premio de dicho Mundial por tres años consecutivos.


¿Cómo surgió la idea de unirse al Quinteto Varietal Argentino? F. G. En realidad Rodolfo Roballos, el director, estuvo bastante tiempo buscando por youtube, haciendo selección de gente, ninguno le convencía, por lo cual dijo “de todo lo que vi, tú fuiste lo que más me inspiró”. Fue una muy buena química entre todos. Aquí cada cual tiene su lugar y es bastante genuino. Fue buenísima esa conexión que tuvimos en donde cada uno tiene su espacio.


¿Cómo surge su interés por el baile? P. B. Lo mío fue casualidad, nunca había bailado tango y un día entré en una clase…y me enamoré. Y ahí empecé a bailar, bailar y bailar, con la música, las letras…todo lo que es el tango.


¿El tango es un continuo aprendizaje? P. B. No hay muchas pautas establecidas. En Buenos Aires está evolucionando, evolucionando y hay nuevas formas de abrazarse, de conectarse, miles de posibilidades, continuamente estás creando. Todo el tiempo la gente crea, todo el tiempo…

F. G. Es algo que nunca se termina de aprender. El tango es muy loco porque se está extendiendo a nivel mundial. Le cuento una experiencia en Eslovenia, en año nuevo, la gente en lugar de estar con su familia, estaba viendo nuestro espectáculo, ¡eso fue loco! Y yo me ponía a pensar en que la música de mi país que se escuche en Eslovenia en año nuevo. Es un lenguaje, una forma de comunicarse…

P. B. No importa de qué nacionalidad seas, vos puedes bailarlo, un argentino puede bailar con un italiano, hablas italiano o castellano y bailas y te entendés…



Bullicio. La multitud comienza a abandonar sus sillas. Parece que en el ambiente se oyen los ecos de las cuerdas rozadas por las yemas de los dedos. Ciudades, del polvo volverán…





ENTREVISTA: Desde Argentina a la UNAM, Varietal Tango


2 comentarios:

cajadevoces dijo...

Te voy a meter en mis enlaces favoritos ok??? Un besazo y mucho aire...que dicen que hace un calor de agarrarse.
Y sobre lo de Víctor...no hay palabras, te mantendré informada. Dice que estudio la carrera con Aida de Gran Hermano en su clase.

Lulú dijo...

Relámpagos y truenos esta tarde...lluvia sobre las aceras defectuosas de esta urbe. Añadida a mi columna derecha. Se extrañan tus 8.30.