2 de mayo de 2012

He soñado con un muerto que decía adiós



Los muertos me hablan en sueños. Se dirigen a mí con una voz prestada. Una voz que pronuncia. La voz de los muertos es siempre la misma. Dice adiós. Dice infancia. Y entre tanto va tejiendo mi memoria con los residuos de lo que fue su vida. Entonces despierto. Y por un momento las huellas se vacían y la angustia es el único sentimiento verdadero. Una angustia que parece vivir en mí desde hace siglos.

* * *

No hay más que un solo remedio: adentrarse en sí mismo... ¿Debo yo escribir?

RILKE


* * *


Cuando uno está a punto de marcharse ve la ciudad desde otros ojos, otros ojos que no son los míos. Unos ojos prestados que ven los movimientos más sencillos mil veces repetidos como únicos. Esta vez podría ser la última. Otros ojos que miran una ciudad que nunca he sabido qué sentimientos me inspiraba.


***


El pájaro le preguntó al aire:
¿Por qué me amas?
Y siguió volando distraído,
despreocupado,
ajeno
a cualquiera que fuera la respuesta.


GÓMEZ VALERO




***


Todo lo que escribo no son más que fragmentos


Quieren arrancarnos el futuro


La muerte asoma y yo no estoy cerca para proteger a los míos de su sombra


La muerte no asoma. La muerte viene y se los lleva


* * *


Dime que esto es el futuro,
no te creeré.


GLÜCK


* * *


Puede que la felicidad no sea una opción 
ya que implica la ausencia del dolor 
y éste convive con nosotros.


* * *


Tengo juventud, es decir, soy vieja. 


NADIA VILLAFUERTE


* * *


Si me preguntan diré:
La muerte vino a buscarme
y encontró un cuerpo vacío.


* * *


¿Qué te preocupa?
Escribir. Una ocupación trágica, es decir,
vinculada con el discurrir de la vida.


Conversación con M. DURAS


* * *


Soy una "escritora del no". De las que no escriben o dejaron de hacerlo. Los que en un momento, y en una de ésas sin que ellos mismos se dieran cuenta, cerraron sus cuadernos, apagaron el procesador de textos, y de repente renunciaron a ser escritores.




* * *


Es preciso transformar la memoria en literatura para salvarla.


* * *


Nada tiene que ver el dolor con el dolor
nada tiene que ver la desesperación con la desesperación
Las palabras que usamos para designar esas cosas están viciadas
No hay nombres en la zona muda


E. LIHN


* * *


Estas palabras son 
como pájaros que vuelan sobre las cenizas


pájaros borrosos que atraviesan la explanada
sin árboles y se pierden.

















1 comentario:

bemopri dijo...

Vaya foto bonita, con ese reflejo en el charco, me gusta mucho.
Algo así fue lo que me sucedió a mí cuando dejé Sevilla definitivamente, es cierto lo que dices, se mira con otros ojos el lugar en el que se ha vivido durante un tiempo y vas a dejar pronto.

Espero que haya ido bien el regreso a tierras españolas.

¡¡Llámame pronto y hablamos!! :*