2 de marzo de 2014

He aquí lo que mis ojos han visto



































































En contraste con el crudo invierno de las últimas semanas aquí, Egipto vive una primavera anticipada. Exceptuando las oscuras nubes que como cuervos amenazan el cielo alejandrino de la primera fotografía, el resto fue luz. Quería escribir una crónica de este viaje pero creo que he dejado pasar demasiado tiempo desde mi regreso. Será que escribir cada vez cuesta más. Que las palabras tienen más sentido si las callo. El cuaderno -que vacío viajó- apenas con una pocas páginas escritas vuelve. He regresado maravillosamente cansada de este viaje, que todos fueron días de disfrute… Tan feliz que aquí todo me parece ajeno.