21 de octubre de 2011

Cuando sea...


Cuando sea fotógrafa -en lugar de una chica cualquiera intentando sacar de mí lo mejor de Londres- voy a empapelar los muros, las aceras, los tejados de los edificios con fotos en b&n. Retratos de unknown people. Postales que expliquen la ciudad con las gentes y no con las fachadas. Cuando sea poeta voy a escribir los versos más largos. Versos que crucen charcos y océanos y que se entiendan por gestos. ¿Y cuando sea un pájaro de verdad qué? Cuando sea pájaro no tendré que coger aviones. Exacto. Y meteré los libros, la ropa y las cámaras bajo las alas. Y no habrá temores porque podré volar. Y entonces el dinero que ahorre por no tener que comprar billetes lo invertiré en películas para la polaroid. Exacto. Y llenaré cajitas y cajitas con las polaroids. Y cuando sea vieja, vieja y esté cansada de viajar y tenga mal humor a todas horas, entonces me concentraré en ver las fotos de cuando era joven y tenía toda la vida por delante. Seré de esas que cuentan sus historias en lugar de escribirlas. Pero ahora me concentraré en Londres. En ser joven y no ser ni fotógrafa ni poeta. Ser una chica cualquiera con una cámara cualquiera y un cuaderno viejo capturando la ciudad.


3 comentarios:

María Torralba Luque dijo...

Captura un poquito de Londres y envíanoslo al sur. Por favor :)

Carlos Andrés dijo...

No tengas miedo. Ya sabes volar.

Carmen G. de la Cueva dijo...

A veces no despego... marchando una de Londres ;)