11 de febrero de 2010

Ellos se aprietan contra/ las flores de las sombras*






Asustada y con la temeridad de los amantes corro el riesgo de entregarme. Me siento como si estuviera colgando del techo. Colgada de un garfio oxidado. Decir Amor. Saber a sangre. Vivir a bajo cero y sentir la combustión de los huesos. Ser un poema de Eliot. Entre el deseo / y el espasmo / entre la potencia / y la existencia. Somos los hombres huecos. Leer de tus labios que soy como un libro de Woolf. Leerte. Tus manos componen los sueños. Sentada en el borde de la cama te miro. Pídeme la luz. Así comienza el mundo.




* Vladimir García Morales

2 comentarios:

u minúscula dijo...

vladimirrrrrrrrrrrr

tournesols dijo...

Qué frío y qué bello.