10 de enero de 2009

El mundo es un cáncer que se devora a sí mismo



Si el mundo es un cáncer que se va devorando a dentelladas,
¿qué lo curará?

¿Quién nos salvará? Si el mundo carece de acción, si el cielo se cae a fogonazos y llueve la sangre ante la pasividad de EEUU, UE y ONU, ¿quién parará a Israel? La realidad es un escenario negro y rojo que mata y sobre todo, muere. Yo miro, tú miras, ¿quién se estremece?


- Cambia de canal.


Un escalofrío me recorre la espalda pero sigo aquí. Atenta a la nada. Un mundo seguro y cálido. El miedo no me toca. ¿Quién es el monstruo y quién el santo? Cuento las horas que faltan para amanecer y en la oscuridad se escucha el recuento de vidas en el desierto de la muerte. La calle ha sido tomada por cuchillos de pólvora, ¿quién prende la mecha?


Volaremos por los aires como ciegos sin rumbo.






1 comentario:

Javier Montoro dijo...

Vaya. Veo que me voy pero puedo volver justo a tiempo para ser el primero en hablarte. Mejor no cambiar de canal, ¿no?

Perdona que me haya sentado en el sofá de tu nueva casa sin avisar, la confianza...

UN abrazo, FRAN, el hipervínculo pródigo.